Un ramo de rosas

Rosas

Sencillo,
te esperé toda mi vida,
me pedías que no lo diera todo,
que dejase algo para después,
debí suponer que no me conocías.

Un ramo de rosas es poco,
vuelvo del infierno,
te encuentro,
¿acaso no lo merezco?,
permite soñar a tu lado.

Me pierdo en tu sonrisa,
droga total,
me caigo, me levantas,
me duermo, me despiertas,
me voy, no vengas.

Un ramo de rosas no es nada,
nada comparable a tus manos,
calor,
por favor,
permite soñar a tu lado.

Huelga de reflexiones,
extraviado,
nunca fuiste real,
un ramo de rosas en la hoguera,
arde la sangre,
revientan las venas,
estalla el corazón y
un ramo de rosas sobre mi tumba.

 

(“Un ramo de rosas”, canción, 2000)

 

 

El comienzo de una gran amistad

Serpientes en el cerebro,
dragones en el cielo,
tatuajes en la piel,
alcohol en las venas,
decepciones en el corazón.

Acércate,
estás perdido,
debo decirte algo:
la felicidad no existe,
al menos pasémoslo bien.

Reúne a tus aliados,
piérdete en el bosque de la ciudad,
asegúrate de no saber volver,
bebe y fuma,
excava una zanja profunda ahí mismo,
en las entrañas de la sociedad,
ya no hará falta que salgas de ella.

Tranquilo,
el que no entra contigo
no merece la pena,
no es tu amigo.

En la madrugada abandona el refugio,
sólo un rato,
no puedes cambiar el mundo,
acorrala tus objetivos,
ataca,
bienvenido a la ley de la selva.
¿Hay algo mejor?

Entra en la zanja
hazme caso,
ya no hará falta que salgas de ella.

Tranquilo,
el que no entra contigo
no merece la pena,
no es tu amigo.

Cuando despiertes del sueño,
no estarás solo,
habrá oídos para escuchar.

El demonio de la desidia ha muerto,
saluda al ángel de la desesperación.

Tranquilo,
el que está a tu lado ahí abajo,
merece la pena,
es como tú,
es tu amigo. (3)

 

(“El comienzo de una gran amistad”, canción, año 2000)

 

 

Mi enfermedad

(Intro) Un sentimiento me martiriza: quiero ser como tú…

Vago por las calles,
las cabelleras rubias me distraen,
las confundo con tu pelo,
me miento a mí mismo,
tú ya no estás.

Te pedí un motivo,
me diste la verdad,
comprendí tu postura,
reí y lloré,
la locura…
¿tienes dudas?,
eres la cura para mi enfermedad.

Los tiempos cambian,
yo me hundo,
me empequeñeces cuando te veo,
derribas los muros,
saltas los lagos,
creo que aún te quiero.

Atardece color sangre,
llueve en las calles,
truena en mi corazón,
tengo frío,
tiemblo y sufro,
la muerte me roba la razón,
soy imbécil,
podría mejorar y no me importa,
sólo me acuerdo de ti.

Te pedí un motivo,
me diste la verdad,
comprendí tu postura,
reí y lloré,
la locura…
¿tienes dudas?,
tú eres la cura para mi enfermedad. (2)

 

(“Mi enfermedad”, canción, año 2000)